Un Centro Social Autogestionado

La Tabacalera es un centro social autogestionado: un espacio donde hay teatro, música, danza, pintura, conferencias, reuniones, audiovisuales, talleres, eventos, intervenciones en el barrio…  Intentamos que ninguna actividad predomine sobre otras, y que el carácter colectivo, público y de transformación social esté presente en todas ellas.

Llamamos transformador a lo que se hace desde la autogestión y la autonomía y no desde la dependencia:

SI CON
- recursos propios
- ánimo de generar riqueza cultural y social
- horizontalidad y cooperación
- autocrítica y transparencia
- participación directa
- crítica y experimentalismo

NO CON
- financiación ajena y condicionante
- ánimo de lucro
- liderazgos ni individualismos
- autocomplacencia ni ocultación
- delegación
- conservadurismo

Tratamos de organizar el uso del espacio para que todo eso sea posible, deje margen a nuevos acontecimientos imprevistos e intentando que todas las personas participantes cooperen en la definición y desarrollo del proyecto.

Los criterios que manejamos son comunes y válidos para el centro social en su conjunto y para cada actividad, colectivo o ámbito de actuación:

Horizontalidad: todos los espacios de gestión y actividad deben fomentar la cooperación entre iguales, buscando formas democráticas de participación, organización y decisión.

Transparencia: las decisiones y las prácticas deben ser comunicadas y estar accesibles para cualquier persona, de forma que sean evaluadas y revisadas colectivamente.

Gratuidad: el acceso a los espacios y a las actividades debe ser gratuito, el dinero no puede ser un filtro, un mecanismo de selección. Todos los recursos del centro social son de titularidad y uso común, públicos y gratuitos.

Sostenibilidad económica
: algunas actividades o proyectos necesitan generar sus propios recursos económicos para ser sostenibles. En determinados casos, y siempre tras la aprobación de la asamblea, algunas actividades ponen en marcha proyectos de autoempleo y establecen diferentes sistemas de intercambio, entre los que a veces se incluye el dinero como mecanismo de retorno.

Corresponsabilidad, cooperación, compromiso, proporcionalidad: el apoyo mutuo guía la gestión y el mantenimiento de todos los espacios y actividades, y es responsabilidad de tod@s la gestión diaria y la toma de decisiones que afectan al centro social y a cada uno de sus espacios. La actitud responsable supone actuar con mesura (económica, energética y de trabajo) y con conciencia de las limitaciones que nos imponemos.

Respeto
: a las personas, a la diversidad, a las decisiones colectivas, a los modos de funcionamiento acordados, a los espacios que habitamos.

Autonomía: las decisiones, líneas de actuación o de organización del conjunto del centro social y las propias de cada espacio son tomadas sin intervención ajena ni dependencia de agentes externos, sobre la base del respeto a los acuerdos y criterios comunes.

Cultura libre: lo producido y reproducido en LTBC debe estar sujeto a licencias libres, ser accesible gratuitamente y tener como objeto la ampliación del dominio público en el ámbito del conocimiento y la cultura.

Polivalencia, flexibilidad, no exclusividad ni apropiación de los espacios
: más allá de la necesaria adecuación de ciertos espacios para usos determinados, estos deben ser compatibles, accesibles a tod@s y permeables a nuevas propuestas. Los usos de los espacios son revisables y evaluables por la asamblea en los periodos de tiempo que esta determine. Los proyectos, colectivos o grupos que utilizan un espacio se comprometen a presentar una evaluación en el tiempo determinado por la asamblea.

LTBC es un espacio público y abierto: no es de nadie y es de tod@s. La responsabilidad de quienes participan en la gestión del centro es establecer mecanismos para que el centro sea de verdad abierto y se renueve con iniciativas y personas que hagan suyo el espacio, de forma que ninguna persona o proyecto se sitúe en un lugar de poder.

LTBC es un proceso vivo, un intento de aprendizaje colectivo
: estos criterios son tendencias que perseguimos pero que no siempre alcanzamos a cumplir totalmente. Día a día intentamos repensarlos, asentarlos e incluir algunos nuevos.

LTBC es un espacio intransigente con el sexismo, el racismo, la discriminación, la homofobia y la insolidaridad. Tenemos un decálogo de buenas prácticas que intentamos cumplir, es responsabilidad de cada una de nosotras conseguirlo.